spot_imgspot_img

Anorgasmia: el dolor o falta de placer en el sexo nunca es ‘normal’

La anorgasmia es el retraso, la poca frecuencia o la ausencia de orgasmos durante las relaciones sexuales. Es más frecuente entre las mujeres y las causas son muy variadas, pudiendo tener un origen orgánico o psicológico.

 El doctor José Martínez Más ginecólogo y director médico del centro ginecológico CIAGO, en Torre Pacheco, explica que “entre las causas orgánicas están, entre otros, tumores, lesiones medulares y contracción muscular. También puede aparecer a causa de la menopausia por la sequedad vaginal, que produce molestias.

Entre las causas psicológicas están los traumas sexuales (como casos de abusos o violaciones) y las situaciones de estrés”. En función de este origen, la paciente será derivada a un profesional sanitario u otro como psicólogos, fisioterapeutas o psiquiatras.

Mayor incidencia

Las mujeres que han entrado en la fase de la menopausia son las más propensas a sufrir este y otros problemas relacionados con la salud sexual. “Es más raro en chicas jóvenes – añade el ginecólogo -. También afecta la situación actual: la educación sexual que existe y la liberación sexual de la mujer reduce las posibilidades de que las jóvenes no experimenten orgasmos y las que hay, normalmente tienen menos miedo o vergüenza a consultarlo y buscar solución”.

Cuanto antes, mejor

A menudo, las mujeres con anorgasmia desconocen que lo que tienen es una patología real y tardan en acudir al médico para abordarlo y tratarlo.  El doctor José Martínez Más explica: “Las mujeres suelen considerar normal no sentir placer al tener relaciones sexuales y no se atreven a buscar una solución, lo que hace que persista el problema durante años. Una vez que consultan, en la gran mayoría de los casos se puede tratar”.

Cuando llega el diagnóstico de anorgasmia es frecuente que la paciente se sorprenda “sobre todo en las mujeres que han pasado la menopausia, cuando empieza la sequedad o tienen algún prolapso, cuando han pasado por embarazos y partos que haya podido causar algún problema en el útero, suelen pensar que es por algún tipo de deformidad pero resulta que no, que es un problema funcional por ejemplo por falta de lubricación”, indica el experto.

La falta de información también puede suponer un riesgo, ya que la falsa idea de que solucionar los problemas de salud sexual suele requerir cirugía hace que las mujeres eviten siquiera consultar al médico. Retrasar este tratamiento puede suponer un gran riesgo para la salud de la mujer ya que el origen de la anorgasmia puede ser, por ejemplo, tumoral.

Suelo pélvico

En el caso de que la anorgasmia venga derivada de un problema físico en el suelo pélvico, intervienen los fisioterapeutas especializados en esta parte del cuerpo.

 Carmen Parra, fisioterapeuta de suelo pélvico, explica que “cuando la anorgasmia se produce por una debilidad muscular, el ‘fisio’ trabaja con electroterapia, con biofeedback y sobre todo con ejercicios como los abdominales hipopresivos. De esta manera se consiguen las contracciones del suelo pélvico que van asociadas al orgasmo”.

Prevención

Estos ejercicios se pueden realizar de forma preventiva antes de llegar a la menopausia, o si la mujer ha tenido varios embarazos y partos para evitar que llegue a suceder la anorgasmia. Para que tengan una eficacia, estos ejercicios deben realizarse con la ayuda de un profesional para evitar que sean contraproducentes.

“Tras una primera revisión, la mujer aprende a hacer los ejercicios en una camilla y luego en una colchoneta. Después de eso puede hacer los ejercicios en casa o en grupo”, apunta la fisioterapeuta, que advierte: “Si aprendes mal los ejercicios, pueden darse casos de que la situación empeore”.

Dolor no, placer sí

“Incluso en los casos en los que la mujer viene quejándose de dolor, a menudo no dice nada de la falta de placer. Como hablamos de disfrute, se entiende que es normal que desaparezca y no es así. Que duela o que no produzca placer nunca es normal”, concluye la fisioterapeuta Carmen Parra.

Juguetes sexuales

Los juguetes sexuales también pueden ser una herramienta para combatir la anorgasmia y otros problemas de salud sexual de las mujeres.

Carmen Parra recomienda su uso no solo para la penetración sino también alrededor de la vulva para recuperar la sensibilidad en la zona, por ejemplo tras una cicatriz derivada de una episiotomía.

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos