spot_imgspot_img

El té: blanco, negro, rojo o verde, ¿cómo y cuándo tomarlo?

El té se debe incorporar a las dietas saludables. La forma más cómoda de tomar té es utilizando bolsitas.

En Alicia en el País de las Maravillas se describe, y se critica una clásica ceremonia del té a la manera inglesa. Y aunque se tiene la idea de que tomar el té es un hábito inglés, en Gran Bretaña solo se toma desde hace 200 años.

Esta bebida proviene de China. Se dice que se comenzó a utilizar hace 5.000 años. El emperador Shen-Nung estaba sentado  bajo un árbol de camellia sinensis y una hoja cayó en el agua hirviendo. Al percibir su oloroso aroma lo bebió y se sintió reconfortado física y mentalmente. 

Tanto en China como en Japón, se toma en una ceremonia escrupulosamente pautada en tiempos.

Propiedades saludables

El consumo habitual de esta bebida es saludable ya que disminuye la incidencia de alteraciones cardiovasculares, ictus o muerte prematura. 

El té contiene catequinas antioxidantes, cafeína y teína. Entre los antioxidantes, en el té se concentran taninos y polifenoles, que neutralizan los radicales libres y son beneficiosos para la salud. Esta bebida también tiene propiedades antiinflamatorias con efectos dermatológicos positivos en piel, uñas y cabello, y aporta vitaminas y minerales como calcio, magnesio, potasio y zinc. 

Su concentración de cafeína es mínima comparada con el café y la teína (tres veces menos potente que la cafeína), tiene una tasa de absorción más lenta, por lo que favorece la atención y la concentración sin provocar ansiedad.

Además, esta bebida tiene propiedades diuréticas equilibrando la micción y eliminando tóxicos del organismo. Al diluirse en agua, consumir esta bebida es un medio saludable de hidratación natural, sin aportar calorías adicionales. 

Y es capaz de promover la secreción de jugos gástricos, ayudando a metabolizar los alimentos.

Aunque el té verde es el considerado antioxidante por excelencia, un reciente estudio realizado en casi medio millón de británicos ha demostrado que el té negro, a pesar de su procesamiento oxidativo, tiene capacidades antioxidantes muy potentes. El consumo regular de té negro mejora la calidad de vida, disminuye el riesgo de enfermedades cardio- vasculares o de infarto cerebrales y el riesgo de mortalidad. Incluso el té negro, al contener más teína, brinda un poder energizante mayor. Eso sí, para ser saludable no se le debe añadir ni demasiada leche o azúcar.

Precauciones

En algunas personas, esta bebida puede elevar la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, por lo que debe conocerse el efecto en cada persona y se desaconseja durante los embarazos. 

Igualmente, no se debería tomar demasiado caliente porque puede irritar de forma crónica las mucosas de esófago y estómago aumentando el riesgo de úlceras o carcinomas.

Colores del té

Los colores del té varían según su procesamiento. Las hojas se oxidan con calor, son cocidas o hervidas al vapor, y después se deben secar y marchitar para que no se humedezcan. Finalmente, se hornean para detener la oxidación y se cortan. 

El blanco es el menos procesado, mientras que el negro tiene un largo proceso de fermentación y oxidación que reacciona con enzimas que le confieren el color oscuro, pero también pierde polifenoles antioxidantes.

El verde no sufre el marchitado y mantiene el color de la hoja, pero es más difícil de mantener la calidad. En Japón, lo colectan en penumbra por lo que su color es verde esmeralda.

El rojo tiene un sabor menos amargo y más fuerte (en ocasiones, ahumado), ya que las hojas se prensan y se fermentan, madurando en barricas de forma añeja, durante años. Aunque existen menos trabajos de investigación, también tiene propiedades antioxidantes.

Se pueden combinar los tés de diferentes colores según los gustos y las horas del día: té negro, rojo o matcha, que tienen más teína, por las mañanas y té verde por las tardes.

Bolsitas de té o hierba

Esta bebida se debe incorporar a las dietas saludables. La forma más cómoda de tomar té es utilizando bolsitas. No obstante, deberían cambiarse sus componentes ya que algunas de ellas al sumergirse en el agua hirviendo pueden liberar millones de micro y nanoplásticos. Al beber esta bebida estos pasan al organismo, al hígado, los riñones y al cerebro, pudiendo actuar como disruptores endocrinos-hormonales. 

Por ello, es más saludable prepararse su propio té en la tetera con las hierbas a granel y, si es posible, realizar la ceremonia del té, que ayuda al equilibrio emocional. Como dijera el poeta y pacifista vietnamita Nhat Hanh: “Bebe tu té lenta y reverentemente como si fuera el eje que hace girar el mundo: serenamente, sin precipitarte hacia el futuro”.

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos