spot_imgspot_img

La compañía de un perro puede reducir el riesgo de sufrir una muerte prematura

El Instituto Nacional de Salud de EE.UU. afirma que convivir con las mascotas ayuda a reducir la presión arterial

Tener un perro en casa puede ayudar a vivir más años y con mejor salud. Según la Asociación Americana del Corazón, puede reducir hasta un 24% la posibilidad de sufrir una muerte prematura.

En su estudio se descubrió que las personas que convivían con un perro tenían mejor salud después de sufrir un problema cardiovascular. Los supervivientes de un ataque al corazón que están solos, pero conviven con un perro, tienen un 33% menos de riesgo de muerte respecto quienes no tenían un can.

En los últimos años se habla cada vez más de los beneficios psicológicos de la relación entre los animales domésticos con las personas.

El NIH (‘National Institute of Health’ de Estados Unidos) afirma que la interacción con animales disminuye los niveles de cortisol y reduce la presión arterial.

Los beneficios no son solo para la salud física, ya que en otros estudios han demostrado que los animales reducen el síndrome de soledad, aumentan los sentimientos de apoyo social y mejoran el ánimo.

Terapia con perro

La labor que realiza la Asociación Mr. Dogs de la Región de Murcia es un ejemplo de que los animales, especialmente los perros, además de dar compañía, mejoran la calidad de vida de las personas. “La terapia asistida con perros se basa en incluir un perro adiestrado en las intervenciones terapéuticas o educativas. Los beneficios son muchísimos, sobre todo por la motivación y porque ayuda a reducir la ansiedad y la tensión. Por ejemplo, para conseguir que una persona estire un brazo podemos trabajar una habilidad a través del perro, o para que una persona camine, que salga a pasear con el perro”, explica Miguel Rodríguez, presidente de Mr.Dogs.

La terapia asistida con perros también tiene beneficios en el plano de la salud mental. Desde Mr. Dogs apuntan algunos: reduce agresividad; refuerza y mejora la autoestima; aumenta la interacción social; ayuda a la superación de miedos y disminuye el estrés; ayuda a estimular la memoria, la atención y la concentración; y disminuye las conductas estereotipadas.

Abandonos

Regalar perros es muy común en Navidad, sobre todo cuando son cachorros y se destinan a los niños. El problema comienza después de las fiestas, cuando la rutina se impone de nuevo y el animal empieza a resultar una responsabilidad. El resultado de esto, en muchos casos, es el abandono del animal.

Por este motivo, antes de regalar una mascota, ya sea un perro, un gato o cualquier otro animal de compañía, es fundamental informarse acerca de sus necesidades generales por el tipo de animal y sus necesidades específicas (no es lo mismo el espacio que necesita un perro pequeño o uno grande, o la atención que requiere un cachorro y un perro adulto).

En estos casos, la mejor opción es informarse sobre sus necesidades antes de decidir llevar el animal a la casa, analizar el espacio donde vivirá y preguntarse qué tipo de mascota es la más idónea.
Saber cuánto tiempo vamos a poder dedicarle o cuánto va a costar económicamente mantener el bienestar del animal son otras preguntas que debes hacerte antes de incorporar una mascota a tu familia.

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos