spot_imgspot_img

Crean un sistema que predice la arritmia causante del ictus con dos años de antelación

Un algoritmo detecta ‘cambios imperceptibles’ en el electrocardiograma que pueden causar trastornos del ritmo cardíaco y acabar en accidente cerebrovascular

Poner la tecnología al servicio de la ciencia y de la salud puede dar resultados que cambien la vida de las personas. Un ejemplo de ello es el algoritmo capaz de predecir la arritmia que, a su vez, puede ser precursora del ictus.
Este avance es el resultado de una investigación dirigida por el cardiólogo y jefe de la Unidad de Cardiólogía del Hospital Universitario de la Princesa, en Madrid, el doctor Jesús Jiménez Borreguero; el cardiólogo Alberto Cecconi; el físico Guillermo Ortega; y el biólogo Ancor Sanz.

En el 30% de los casos de ictus, antes de que se produzca el accidente cerebrovascular, se ha originado una arritmia. Para evitar que esta derive en un ictus, es necesario poner un tratamiento, que en muchos casos no se realiza porque no se detecta hasta que no llega el ictus.

“Analizamos mediante técnicas de bigdata e inteligencia artificial los marcadores que aparecen en un electrocardiograma, que no son fácilmente visibles para el cardiólogo, y que podrían predecir que una persona sana vaya a tener una arritmia con el paso del tiempo”, explica Jesús Jiménez Borreguero para SALUD21.

La investigación

El equipo liderado por el jefe de Cardiología del hospital de la Princesa analizó más de 400.000 electrocardiogramas almacenados en el hospital madrileño.

Comparando los electrocardiogramas de las personas que estaban sanas cuando se los hicieron, pero que luego desarrollaron una arritmia, con las personas que no tenían este trastorno del ritmo cardíaco, encontraron “que la arritmia está precedida por unos mínimos cambios imperceptibles”, apuntó el doctor Jesús Jiménez Borreguero, unos 500 ‘detalles o matices’, de los que se extraen marcadores, que suponían que la persona podía desarrollar arritmia hasta dos años después.

“Un médico experimentado puede analizar hasta 60 marcadores”, compara el doctor Jiménez Borreguero, lo que supone multiplicar por diez la precisión con la que se analiza esta prueba médica aplicando su método.

A partir de estos marcadores, y utilizando también la tecnología (conocida como ‘machine learning’), el equipo de investigadores ha desarrollado un algoritmo que calcula el riesgo de tener arritmia.

Llevado a la práctica

A las personas a las que se le detecte una alta probabilidad de tener una arritmia a partir de esta investigación, el equipo del hospital de la Princesa recomienda realizarse electrocardiogramas con más frecuencia y usar pulseras inteligentes que toman el pulso de forma constante y avisan cuando se produce una arritmia en el paciente.

“Aunque todavía no evitamos la arritmia, podemos tratarla en cuanto aparece. Este es el siguiente estudio que estamos haciendo: queremos que estas pulseras inteligentes se puedan comunicar con el médico para que, una vez que aparezca la arritmia, el paciente sea llamado a consulta y se le ponga un tratamiento”, explica el cardiólogo Jesús Jiménez Borreguero.

Comentarios sobre este artículo

spot_imgspot_img

Artículos relacionados

Descargar última publicación

Podcast Cita con la Salud

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img

Últimos artículos