spot_imgspot_img

El alcohol durante el embarazo, aunque sea poco, pone en riesgo al feto

El síndrome de alcoholismo fetal (SAF) aumenta las posibilidades de fracaso escolar durante la infancia y de exclusión social una vez que el niño crece

El pasado 9 de septiembre se celebró el Día Mundial del Síndrome de Alcoholismo Fetal (SAF). No tomar alcohol durante el embarazo está normalizado, pero a menudo se hacen excepciones con el consumo de alcohol más ‘suave’ como la cerveza.

Este consumo, aunque parece menor, puede causar igualmente daños en el feto y provocar que desarrolle el síndrome de alcoholismo fetal (SAF). El SAF es el culpable de la primera causa de discapacidad intelectual en el mundo, según la OMS.

Desde la Asociación Zero SAF de Murcia advierten de la importancia de vigilar a los menores para detectar el problema. Entre las señales de alarma, destacan las dificultades en la escuela. “Si un niño estudia mucho, pero sigue sin llegar al nivel, o presenta problemas de memoria”, apunta Natividad Aniorte, presidenta de la asociación.

En el caso de los niños más pequeños, si les cuesta aprender a caminar, a hablar o a controlar los esfínteres también sería recomendable acudir a un pediatra especialista como el de la Unidad de Salud Medio Ambiental del hospital de la Arrixaca.

Este trastorno se confunde a menudo con otros como la dislexia, el déficit de atención, los trastornos de conducta o la discapacidad intelectual leve, ya que presenta una sintomatología parecida. 

“La mayoría de estos niños acaban con fracaso escolar y muchos de ellos en riesgo de exclusión social; por eso es muy importante diagnosticarlo cuanto antes”, advierte Natividad Aniorte.

El porcentaje de niños con SAF es del 3-5%, y el 51% de los niños adoptados en España presentan este síndrome. 

Efectos del alcohol durante el embarazo

Tal como advierten desde la asociación Zero SAF, “el alcohol es un teratógeno y una droga dura para el feto, peor que el cannabis. Además, puede producir malformaciones faciales muy leves que pasan desapercibidas y que solo un profesional puede diagnosticar”.

Aunque solo el 20% de los niños con síndrome de alcoholismo fetal presentan rasgos físicos causados por el SAF, algunos rasgos son:

  • Ojos pequeños, labio superior especialmente delgado, nariz corta y con la punta hacia arriba,  excepcionalmente delgada, arco de cupido (piel entre la nariz y el labio) liso.
  • Crecimiento físico lento.
  • Dificultades de la visión o problemas de audición.
  • Perímetro de la cabeza y tamaño cerebral pequeño.
  • Defectos cardíacos y problemas en riñones y huesos.

También puede manifestarse con estas señales:

  • Dificultad en la escuela.
  • Problemas al relacionarse.
  • Habilidad social deficiente.
  • Problemas para adaptarse al cambio o para cambiar de una tarea a otra.
  • Problemas de comportamiento y control de impulsos.
  • Mal concepto de tiempo.
  • Dificultad de concentración.
  • Impedimento para planificar un objetivo.

Antes del positivo

Desde asociación Zero SAF recuerdan que el consumo de alcohol debe interrumpirse desde el primer minuto del embarazo. A menudo, las mujeres desconocen que esperan un hijo durante días, semanas o incluso meses, y el consumo de alcohol en ese tiempo (incluyendo una simple copa de vino o una cerveza) puede afectar negativamente al desarrollo del feto. 

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos