spot_imgspot_img

¿Te unes a dis(fruta)r en la mesa este verano?

Rebeca Pastor, dietista-nutricionista, nos da consejos sobre cómo tomar fruta en los meses de verano

¡El verano ya llegó! ¡Ya llegó! Como nos cuenta la canción, también nos dice que el verano ya está aquí para hacerte feliz.

Y en lo relacionado a la comida, no sé yo si todos verdaderamente disfrutan en la mesa en verano. Estás diciendo que sí, pero seguro que pensando también que ¡Me paso en poco! ¡Ya me pondré a dieta! Y es que la creencia de la ‘dieta’ ha provocado mucho daño y confusión en la población.

Asociar que comer saludable y cuidarse es solo para cuidar la estética o para momentos puntuales del año, es un error. Cada vez más personas se cuidan.

Y por ello hoy, te daré unos trucos para disFRUTAr en la mesa este verano. En la mesa se consigue mucho más que comer, generamos la historia de nuestra vida. Comer es un momento placentero y siempre debe serlo. Ser consciente de lo que uno come es clave para sentirse mejor. Generará en nosotros recuerdos que quedarán para siempre. ¿Comenzamos a disFRUTAr cuidándote?

Aquí van estos trucos: 

  • Hidratación. Incrementar la ingesta de agua, verduras-hortalizas y frutas. Fundamental en esta etapa, principalmente en niños, embarazadas, ancianos y personas enfermas.  Coloca en un vaso de agua unas hojas de menta y rodajas de pepino o un gazpacho andaluz.
  • Frutas y verduras hidratan y refrescan. Aportan fibra que evita el estreñimiento típico en el inicio del verano. Ya que al sudar perdemos más líquidos. Son bajas en energía, de manera que para tomarse a media mañana o media tarde como tentempié, ideales. Hidrata, sí, pero lo mejor que te nutre por su alta densidad nutricional. Aprovecha estos tentempiés: unas tiras de pepino, tomates cherry, dados de sandía. En la comida y cena tener un plato de verduras-hortalizas crudas o cocinadas, mejorarán tu digestión, cuidarán tu piel, así como la circulación.  Ya que son ricas en antioxidantes. Y te saciarán, de manera que te ayudan a comer lo que verdaderamente necesitas. Acompáñalas con  otros alimentos para hacer platos únicos. Ensalada de vegetales con legumbres cocidas o langostinos, tiras de pollo a la plancha, o boquerones.
  • Cautela con las bebidas alcohólicas y refrescos azucarados.  Al tomarlas frías, se asocia a que refrescan más, pero no es así. Producen el efecto contrario, hacen que tu cuerpo trabaje más para compensar la temperatura corporal con la de la bebida. El alcohol y/o azúcares que presentan tienden a deshidratarte y aportan una gran ingesta de energía sin llegar a saciarte. Es una de las causas del aumento de peso que la población comenta tras el verano. 
  • Helados de verano. Si te apetece, come el que más te guste de forma consciente. Exclúyelos de tu lista de la compra, y disfrútalos fuera de casa. Comer un helado de forma esporádica es saludable, lo importante es ser consciente de ello. 
  • Cantidad de comida. El tiempo en la mesa se alarga en esta temporada. Provoca tener más tiempo a la vista la comida y con ello comer más. Retira los platos cuando se ha terminado la comida, y que continúe la tertulia con la mesa limpia. Es la conversación lo que hará que sigas disfrutando. Comer más cantidad hará que comas sin necesidad, de forma automática y lo notarás a corto y largo plazo.
  • Aumenta el consumo de pescado-marisco. Están más al alcance, mejora la circulación, la piel y cuidará nuestro sistema nervioso. Su presencia de vitamina D junto con la del sol aumentarán tu sistema inmune. 

Fdo: Rebeca Pastor, dietista-nutricionista. www.mypersonalfood.es

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos