spot_imgspot_img

SEPRONA: «Es tan dañino fumar como tener cerca una fábrica que expulsa demasiados residuos»

La policía judicial medio ambiental de la Guardia Civil (SEPRONA) se encarga de proteger la fauna y la flora, del cumplimento de las leyes ambientales y de la detención de criminales

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) es la especialidad de la Guardia Civil encargada de proteger, cuidar y salvaguardar nuestros entornos naturales, y la fauna y la flora que ahí vive y crece. Pero el SEPRONA también cuida de la salud de las personas de una forma que, a menudo, desconocemos.

El teniente Antonio José Jiménez, jefe de la Unidad de Protección de la Naturaleza (UPRONA) de la 5ª zona de la Guardia Civil de Murcia, explica que  “el medio ambiente está muy presente en nuestra vida, en lo que cultivamos o criamos y luego comemos, en lo que respiramos, en el suelo, en el mar”.

“El SEPRONA, que es la única policia judicial medio ambiental de Europa que cubre todo el espectro en la totalidad del país, protege desde la contaminación de ríos, atmósfera y subsuelo, hasta las causas que originan los incendios forestales, el comercio internacional de especies o la seguridad alimentaria”, añade el teniente.

Estas labores de control y de denuncia se realizan de acuerdo a diferentes niveles legislativos. El teniente Antonio José Jiménez apunta: “El tema medioambiental es complicado porque se legisla desde muchos ámbitos. Los ayuntamientos tienen legislación de apertura o de establecimiento; las comunidades autónomas legislan en materia de medio ambiente porque tienen la competencia derivada del Estado. Y está la legislación nacional y las directivas europeas de obligado cumplimiento”. 

Salud humana y ley

Desde el SEPRONA advierten que las muertes por causas medioambientales son una de las más numerosas a nivel mundial. 

Este riesgo, a menudo, no se percibe por parte de la población o no se entiende que tiene la misma gravedad que otros factores: “Si fumas sabes lo que te puede pasar, pero a lo mejor estás cerca de una fábrica que está expulsando demasiados residuos a la atmósfera y puede producirte un cáncer o acortar tu vida. Es tan dañino una cosa como la otra”, advierte el teniente.

Cuando estas situaciones dañinas para la salud suceden, el SEPRONA lo investiga para determinar la gravedad y otros aspectos.

En función de estos aspectos, las infracciones pueden catalogarse como administrativas, que conllevan una sanción económica, o penales que conllevan multas, inhabilitación y/o penas de prisión.

El sargento Roberto Calvo, jefe del Equipo de Investigación de la Unidad de Protección de la Naturaleza (UPRONA) de la 5ª zona de la Guardia Civil, es quien dirige el ámbito que incluye tanto el Código Penal como el Código Europeo. 


Un miembro de la Guardia Civil aparece en la incautación de pescado tras una inspección.

“Entre nuestras labores está perseguir grupos criminales que, por ejemplo, se dedican al traslado transfronterizo de residuos, la venta ilegal de especies o el fraude alimentario”, explica el sargento.

Para ello trabajan con distintos organismos internacionales como Interpol, Europol o la Unión Europea, entre otros, realizan estudios y análisis de documentación,  entre otras investigaciones.

El sargento Roberto Calvo ejemplifica cómo afecta esta situación directamente a la salud humana: “En la Región de Murcia hay unos parámetros de fertilizantes fitosanitarios en el campo, y esos fertilizantes fitosanitarios en otros países no están tan penados o regulados. Esto puede penetrar en la cadena alimentaria y lo consumimos. Nos llegan alertas alimentarias sobre esta cuestión”.

Otro ejemplo ocurre a nivel del mar: “Nos llegan muchos fraudes. Por ejemplo, cuanto más infles el atún, cuanto más condimento le metas, más pesará y más caro lo podrás vender. Hay muchos tipos de fraude y pueden ser peligrosos para la salud, por ejemplo, si se detecta alto contenido en metales pesados”, advierte el sargento.

La ayuda de la sociedad

“La gente – explica el teniente Antonio José Jiménez – está muy sensibilizada con el tema del maltrato animal y recibimos muchos avisos al respecto. Hay que darle gracias al ciudadano porque en muchos casos son nuestros ojos. También nos llaman mucho por el tema de vertidos. Nos advierten sobre el Mar Menor cuando ven una mortandad de peces o aprecian que el agua tiene una espumosidad o un colorido un poco raro. También cuando llegan a la costa los lodos o las algas muertas”.

Esta labor es ampliamente agradecida por parte del SEPRONA, que comprueba cada una de las llamadas recibidas para determinar si existe un delito.

El SEPRONA también colabora con las asociaciones medio ambientales y ecologistas. En este caso, advierte el sargento Roberto Calvo, son de gran ayuda ya que estos colectivos suelen ser expertos en la materia por la que denuncian, cuentan con personal cualificado como biólogos y personal de laboratorio, y sirven de ayuda al SEPRONA para recoger los posibles indicios de un delito administrativo o penal.

Ser parte del SEPRONA

“Somos guardias civiles con una formación concreta. Cuando entras en el Cuerpo tienes que ir a la Escuela de Especialización para formarte en esa materia. Y luego tenemos una actualización constante de conocimientos, prácticamente todos los meses estamos haciendo cursos de actualización”, concluye el teniente.

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos