spot_imgspot_img

El miedo a conducir puede ‘frenar’ tus vacaciones de verano

La amaxofobia se manifiesta especialmente cuando la persona tiene que manejar por autovías o autopistas

Se conoce como amaxofobia al miedo a conducir un coche. Paloma López, psicóloga en Psicoclínica de Murcia, especialista  en personalidad y profesora asociada en la Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia, explica que este miedo se engloba dentro de lo que se conoce como fobias específicas.

Esto son “miedos exagerados ante una situación o cosa específica que no se justifica con la realidad, y que generan una ansiedad anticipatoria”. En el caso de la amaxofobia, quien la padece piensa y siente que le va a pasar algo malo como un accidente de tráfico.

Este miedo a conducir, añade la psicóloga, también está relacionado con la agorafobia, y se manifiesta “en personas que tienen miedo a conducir por autovías y no por carreteras secundarias,  porque en las carreteras secundarias los que sufren de este miedo saben que pueden parar en el momento en el que aparezca la ansiedad. En la autovía piensan que no pueden parar si se agobian”.

El resultado de esto es que las personas evitan conducir o hacerlo en autovías o autopistas. Esta situación se puede traducir en un problema en verano, cuando son frecuentes los largos tramos por autovías y autopistas.

Origen del miedo a conducir

La amaxofobia, como las demás fobias específicas, pueden surgir por dos vías. Paloma López las explica: “Por un lado, están las personas que tienen una experiencia adversa, como puede ser tener o presenciar un accidente, y que tiene un reflejo traumático lo que le lleva a dejar de conducir por miedo a que le suceda de nuevo o a otra persona. Y por otro lado,  están las personas con tendencia a generar ciertas fobias, con una estructura de personalidad más obsesiva, que tienen más posibilidades de desarrollar esta fobia”. 

Acudir a profesionales

Paloma López, psicóloga en Psicoclinica de Murcia y especialista  en personalidad.
Paloma López, psicóloga en Psicoclinica de Murcia y especialista en personalidad.

Todos tenemos ciertos miedos y manías, “pero hará falta tratamiento cuando la persona presente un nivel alto de disfuncionalidad”, apunta la psicóloga. “El miedo a conducir está muy extendido, pero si para hacer mi vida necesito conducir y no puedo, es necesario tratarlo porque supone niveles altos de disfuncionalidad”. Y es ahí donde entran los psicólogos y los psiquiatras. 

“Dependiendo del nivel de disfuncionalidad, la ciencia apunta que el tratamiento que combina farmacología y psicoterapia es el más efectivo. Si que no se requiera farmacología porque el nivel de ansiedad no es tan alto, se usarían técnicas de terapia cognitiva conductual de exposición”, apunta la psicóloga.

Estas técnicas, evidenciadas por la ciencia, consisten en ir trabajando en las sesiones de psicoterapia  ciertas situaciones que le acercan de forma gradual al miedo a conducir. Esta exposición puede ser en vivo – más efectiva cuando es posible -, o a través de la imaginación.

“Es como si la situación de miedo la dividiéramos en imágenes para ir trabajando esa exposición en imaginación, y las alternamos con técnicas de relajación para ir disminuyendo los niveles de ansiedad”, explica Paloma López. “Cuánto más se imagine la situación de montarse en un coche y verse en una autovía, más ansiedad va a tener, y ese sería el último paso, pero empezamos mucho antes de que se suba al coche”. 

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos