spot_imgspot_img

«Las plazas de abastos son tan seguras como los supermercados»

José Luis Hernández, coordinador de inspección de salud pública y seguridad alimentaria en el del Área de Salud II de Cartagena, explica cómo conocer si un establecimiento cumple las garantías de seguridad

La seguridad incluye todos los procesos y requerimientos necesarios para que los alimentos que consumimos estén en buen estado y no supongan un riesgo para nuestra salud. Uno de los escenarios que deben cumplir los requisitos de seguridad alimentaria son los mercados y plazas de abastos. En esta labor trabajan conjuntamente diversos sectores y profesionales, entre ellos los veterinarios. 

José Luis Hernández Bosque, veterinario y coordinador de inspección de salud pública y seguridad alimentaria en el Área de Salud II de Cartagena, explica que, en estos mercados y plazas de abastos existen una serie de requerimientos y obligaciones específicas que van desde la ropa laboral utilizada por los trabajadores de los puestos hasta la distribución de los alimentos en función de su tipología y estado.

Estas obligaciones pueden percibirse desde ‘fuera del mostrador’, y sirven para que el usuario pueda comprobar que se siguen las pautas de seguridad alimentaria: “En el caso del pescado, podemos fijarnos en que tenga aspecto brillante, ojos saltones, las escamas vivas, que se encuentre en hielo limpio con su etiqueta correspondiente. En el caso de la carne, deberá estar separada por especies animales con un separador que se pueda limpiar y desinfectar. La fruta y verdura deberán estar ordenadas, sin moho, sin lesiones y limpias”, explica José Luis Hernández Bosque.

Supermercados o plazas de abastos

A pesar de que las plazas y mercados de abastos tienen una distribución distinta a los supermercados convencionales, José Luis Hernández explica que “lo único que cambia es la presentación del producto. Los mercados y plazas tienen el punto a favor de que son productos frescos e incluso a precios más baratos debido a la competencia entre los diferentes puestos del mercado. Lo único que cambia es que quizá no se pueda mantener la misma imagen que los supermercados convencionales. Los productos de plaza de abastos son tan seguros como los de los supermercados convencionales”. 

Lo que no comemos

La seguridad alimentaria no incluye solo el tratamiento que se le da a los alimentos. También vigila que los ingredientes de estos alimentos no contengan componentes peligrosos para la salud o que sean susceptibles de provocar enfermedades. 

“Un alimento es seguro cuando nutre adecuadamente a las personas y resulta un beneficio, y no un perjuicio para su salud en cuanto a enfermedades como colesterol”, apunta José Luis Hernández Bosque, que concluye: “La seguridad alimentaria incluye tener a disposición alimentos con un mínimo de nutrientes para poder tener una buena nutrición, algo que no se da en todos los países ni en todos los hogares”.

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos