spot_imgspot_img

Mitos sobre la testosterona: también la producen las mujeres y no solo sirve para el sexo

Esta hormona también es importante para la salud mental, la función cognitiva o el insomnio en ambos géneros

La testosterona es una hormona producida principalmente por los testículos en los hombres, siendo la principal hormona sexual masculina. De ella depende el desarrollo del vello facial, púbico y corporal; el desarrollo de los testículos y la próstata; así como el incremento de la masa muscular. Además, es importante en la producción de espermatozoides y ayuda a mantener la líbido sexual.

El equipo de médicos de Melio, plataforma online de análisis de sangre, identifica los mitos más populares sobre esta hormona.

  • El aumento de esta hormona potencia la virilidad. Falso. Pese a que esta hormona es esencial en el desarrollo de la virilidad y masa muscular, si no existe un déficit hormonal, su administración mediante terapias con testosterona no produce estos efectos y es perjudicial.
  • La testosterona solo influye a los hombres. Falso. La testosterona también es importante en las mujeres, siendo los ovarios los responsables de su producción.
  • La testosterona disminuye con la edad. Verdadero. Especialmente a partir de los 40 años, y continúan decreciendo a una tasa promedio del 1.6% por año. La reducción de estos niveles puede no llegar a ser patológica, sino que forma parte del envejecimiento natural.
  • La disminución de testosterona puede ser patológica. Verdadero. Además, cuando se combina con el descenso de otras hormonas y aparición de síntomas clínicos, afecta a la calidad de vida del varón y es lo que se denomina como hipogonadismo de inicio tardío.
  • El déficit de testosterona solo afecta al área genitosexual. Falso. Los síntomas asociados a la disminución de esta hormona son de dos tipos. En el primer tipo, se incluyen aquellos relacionados con el área genitosexual, como la disminución de la actividad sexual, la líbido, la calidad seminal, la fertilidad o la capacidad de presentar un orgasmo, entre otros.

En el segundo tipo, incluye una disminución de la masa y de la fuerza muscular, de la memoria y de la función cognitiva, así como un aumento de grasa, sensibilidad reducida a la insulina, y tolerancia alterada a la glucosa, a los triglicéridos y colesterol elevados.

El déficit de esta hormona ha sido asociado con alteraciones del estado de ánimo y la salud mental como ansiedad, insomnio o depresión.

  • La testosterona no se puede recuperar con el paso de la edad. Falso. La terapia de reemplazo de testosterona es el tratamiento médico que se aplica a personas frente al déficit de testosterona diagnosticado.
  • El exceso de testosterona puede causar infertilidad. Verdadero. El exceso de esta hormona puede causar efectos negativos como la aceleración del cáncer de próstata preexistente o infertilidad. También puede aumentar las mamas o ginecomastia, y provocar atrofia testicular, enfermedad tromboembólica por aumento de la hemoglobina y del hematocrito, o empeorar los síntomas de la apnea del sueño.
  • La testosterona puede aumentar de manera natural. Verdadero. Podrían existir formas de aumentar la testosterona. La forma más segura y eficaz es la realización de ejercicio de fuerza. Otro aspecto importante para mantener buenos niveles de esta hormona es el control y disminución del estrés.

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos