spot_imgspot_img

Cómo cambia el sexo con la edad

La satisfacción a través del sexo de las mujeres suele aumentar con el paso de los años

Es habitual ver en televisión y en redes sociales a parejas jóvenes pasándoselo bien en la cama y compartiendo momentos de intimidad y sexo, pero es bastante menos frecuente que esas imágenes estén protagonizadas por personas mayores.

“A pesar de esa representación, que también se da en series y películas, la edad no tiene por qué ser un factor determinante a la hora de disfrutar del sexo”, revindican los expertos de LELO, marca sueca dedicada al bienestar sexual y juguetes eróticos de lujo.

Con el objetivo de romper el tabú en torno al placer adulto, LELO ha querido contar con la opinión de la doctora Laurie Mintz, profesora de psicología y sexóloga. “Lo más importante es la actitud de cada persona ante el sexo y también ante el hecho de envejecer. En un estudio realizado entre más de 600 mujeres de entre 45 y 70 años, la mayoría afirmó seguir siendo sexualmente activa. Nuestros cuerpos cambian a medida que cumplimos años, pero el placer sexual puede permanecer o, incluso, mejorar con la edad”, explica la experta en sexología.

Parece que, mientras la frecuencia de las relaciones sexuales desciende con el paso de los años y la edad, sin embargo la satisfacción sexual va en aumento según pasa el tiempo.

Por lo tanto, podría decirse que el sexo es como el vino, que mejora con el paso del tiempo.
En opinión de la doctora Laurie Mintz, son varias las razones para argumentar esa afirmación:

  • Las mujeres de más edad se sienten más a gusto con sus cuerpos.
  • Las mujeres mayores son más libres a la hora de compartir sus gustos con sus parejas sexuales. ¿Dan protagonismo a los besos, los masajes o la estimulación del clítoris.
  • Usan más juguetes eróticos.
  • Las mujeres no centran el sexo en el coito.

Las horas para el sexo según la edad

El fin de las jornadas laborales provocan que las últimas horas del día sean el momento del que muchas parejas disponen para coincidir en sus hogares y, por ende, buscar momentos de intimidad. No obstante, el tradicional binomio noche y apetito sexual podría ser un obstáculo en una vida íntima plena, afirman los expertos.

“Cada persona tiene un ritmo sexual propio y oscilante basado en la secreción de hormonas, una auténtica montaña rusa biológica guiadas por factores exógenos como la estación y cantidad de luz, o endógenos tales como la secreción de hormonas sexuales como andrógenos y estrógenos”, desvela Anel Martínez, coach sexual de Myhixel, startup española destinada a mejorar el bienestar íntimo masculino.

“El deseo de masturbarse o de mantener relaciones se expresa en breves picos temporales influidos por el descanso, la edad o incluso la cantidad de luz en el ambiente”, afirma Andrés Suro, psicólogo especialista en sexología masculina de Myhixel.

El momento perfecto

Una investigación del British Medical Journal determina que es a las 5:48 horas de la madrugada cuando los niveles de hormonas sexuales alcanzan sus picos más altos.

Durante la noche, expone el trabajo, los hombres aumentan hasta un 50% sus niveles de testosterona, y las mujeres incrementan sus niveles de melatonina, la hormona del descanso.

Es precisamente esta hormona producida naturalmente durante la noche la que sirve a la autora de bestsellers Alisa Vitti para justificar que el deseo sexual está íntimamente relacionado con calidad del descanso.

Esta gurú de la sexualidad femenina es defensora de que el sexo después de la 3 de la tarde es buena opción, pues el descenso de testosterona matinal de hombres coincide con los picos en los niveles de cortisol de las mujeres a mediodía, lo que ayuda a aumentar la energía y el estado de alerta.

La edad es clave

Los expertos en neurociencia coinciden en que las subidas y bajadas o picos y llanuras en términos de deseo sexual divergen a medida que se cumplen años.

Con 20 años, la secreción de hormonas sexuales es desmesurada y alcanza su culmen a mediodía por la cantidad de luz recibida, apunta Paul Kelley, profesor de la Universidad de Oxford especializado en la neurociencia del sueño.

En la transición de la veintena a la treintena, el envejecimiento conduce a que el reloj biológico arranque más temprano. Los hombres se levantan con una estimulación mayor a la de sus años previos y, por ello, el sexo o masturbación matutina es buena opción.

A los 40, los ritmos de trabajo y conciliación con vida personal conducen a una reducción de prácticas sexuales

propiciada por una disminución simultánea de horas de sueño. Afirma el especialista de la Universidad de Oxford que la hora ideal es a las 22:00 horas, dados los beneficios contra el insomnio.

Es en el orgasmo cuando se libera oxitocina, afirma la sexóloga Anel Martínez y, por ello, hasta los 50 años es altamente recomendable asociar placer y noche como método regulador del sueño.
A partir de los 60, la libido disminuye y las rutinas laborales dan paso a una mayor disponibilidad horaria para descansar. Por ello, aprovechar las tardes dinamiza las jornadas de los más mayores

Comentarios sobre este artículo

spot_imgspot_img

Artículos relacionados

Descargar última publicación

Podcast Cita con la Salud

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img

Últimos artículos