spot_imgspot_img

Las humedades causadas por la lluvia en las viviendas afectan a la salud

Si el terreno no logra absorber la humedad, los muros de los edificios filtran el agua como esponjas

Las intensas lluvias han sido noticia, sobre todo desde la DANA de 2019 que causó verdaderos estragos en forma de humedades.

Lamentablemente, y tras estas inclemencias meteorológicas, una de las patologías que pueden aparecer en las construcciones afectadas son las relativas a las humedades estructurales, debido a la gran cantidad de agua que el terreno absorbe y que traspasa los muros y la cimentación de las edificaciones. Por todo ello Murprotec, líder en el tratamiento de humedades estructurales, ha querido reiterar la importancia de conocer los tipos de humedades que pueden desarrollarse como consecuencia de estas lluvias.

Debido a la cantidad de agua generada que satura el terreno pueden aparecer las humedades por capilaridad en plantas bajas, y por filtraciones laterales en sótanos, garajes o en parkings.

Las humedades por capilaridad aparecen porque el terreno tiene que absorber mucha humedad y los muros de los edificios filtran el agua como si fuera una esponja.

Las humedades por filtraciones laterales surgen cuando el agua presente al otro lado de un muro penetra dentro del edificio a través de la pared de forma lateral. Por ello, todas las estancias en contacto directo con la tierra sobre la que esté construida el edificio son muy sensibles a padecer este tipo de humedades.

También hay que tener en cuenta que un fuerte contraste térmico entre el exterior y el interior, unido a una incapacidad de la vivienda de renovación completa del aire por medio de la ventilación natural, pueden producir condensación. Este fenómeno se genera cuando se produce un excesivo nivel de vapor de agua en el ambiente.

Graves consecuencias

El proceso de corrosión y oxidación que trae consigo el agua puede provocar un colapso estructural al debilitar muros y cimientos. Pero, sobre todo, las humedades incrementan los problemas de salud, incidiendo más aún en

grupos de riesgo como ancianos, niños, personas inmunodeprimidas o mujeres embarazadas.
El aumento de procesos gripales, los problemas respiratorios como el asma, las bronquitis y las neumonías, las alergias y las dermatitis, las afecciones reumáticas e, incluso, las rinitis crónicas son síntomas comunes al convivir con humedades.

Comentarios sobre este artículo

spot_imgspot_img

Artículos relacionados

Descargar última publicación

Podcast Cita con la Salud

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img

Últimos artículos