close
InicioBlogsblog de adminLa tos: el mecanismo de defensa de nuestro cuerpo que 'más molesta'

La tos: el mecanismo de defensa de nuestro cuerpo que 'más molesta'

Noviembre 17, 2021 166Veces visto


La tos es la manera que tiene nuestro cuerpo de despejar la garganta y las vías respiratorias cuando hay en ellas agentes extraños o secreciones (mocos). 

Existen distintos tipos de tos en función al tiempo que dura:  Aguda o crónica

La tos aguda comienza de forma repentenia y puede durar entre dos y tres semanas por infecciones respiratorias típicas del invierno, como el resfriado. El origen también puede ser alguna reacción alérgica o el asma.

Por su parte, se considera tos crónica a la que dura más de ocho semanas. Es común entre los fumadores, los enfermos de cáncer de pulmón o las personas con la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Y según si tiene o no mucosidad: Improductiva (seca) o productiva (con flemas)

La tos seca es la que no está acompañada de mocos. Notamos sequedad y picor en la garganta, lo que nos produce ganas de toser y puede ser realmente incómoda para dormir. 

En cambio, la tos productiva es aquella que viene acompañada de flemas o expectoración. El origen de esto es nuestro propio organismo que quiere eliminar las secreciones y lo hace tosiendo. 

Combatir la tos

Por todo esto, la tos en sí misma no es mala, sino un mecanismo de defensa. Pero puede ser realmente incómoda, por lo que hay algunas cosas que se pueden hacer para evitarla y prevenirla:

  • Comer bien: una dieta rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos mantienen nuestras defensas a buenos niveles, que a su vez combatirán las enfermedades que provocan la tos. Es igual de importante la hidratación, para eliminar la mucosidad acumulada y mantener la garganta sana. 
  • No fumar: el tabao es una de las cosas que produce tos, especialmente por la mañana, porque el cuerpo usa esta tos para hacer una limpieza bronquial. 
  • Buena ventilación: el aire seco, por ejemplo por la calefacción, puede irritar la garganta y hacernos toser. Para evitar que esto suponga tener la casa fría, otra alternativa es tener humidificadores y purificadores de aire.
  • La higiene de manos: para evitar el contagio de enfemedades, que pueden entrar al organismo por los ojos y la nariz. Igualmente, hay que mantener la nariz limpia por dentro, haciendo uso de soluciones fisiológicas.
  • Ten a mano tus aliados: algunos productos y remedios, como el vaho de eucalipto, la manzanilla, el regaliz, la miel o el limón, pueden ayudar a calmar la irritación, aliviar la inflamación y favorecer el bienestar de la garganta. 

Deje un comentario: