close
InicioBlogsblog de adminEl liderazgo de las enfermeras contuvo un brote de COVID-19 en Caravaca

El liderazgo de las enfermeras contuvo un brote de COVID-19 en Caravaca

Marzo 26, 2021 269Veces visto
Mercedes Gómez, directora de enfermería área de salud IV del SMS. Foto cedida

El pasado 29 de octubre surgió un brote de COVID-19 en la residencia de ancianos de los Desamparados y de la Vera Cruz, en Caravaca. Entonces la residencia fue intervenida por el Grupo de Coordinación Regional Estratégica para la Atención de la Cronicidad Avanzada (CORECAS). Ante la gravedad del brote se vio la necesidad de medicalizar la residencia. La gerencia del Área IV de Salud del Noroeste solicitó apoyo de enfermería hospitalaria para trasladarla a la residencia de mayores.

Entre la dirección de enfermería y la gerencia de Área se estableció que se debían tomar medidas urgentes y necesarias, y por ello Mercedes Gómez, directora de enfermería del Área de Salud IV, planteó la conveniencia de desplazar a la residencia una supervisora de unidad y una de área, Mariana Iborra y Rosario López-Sánchez, respectivamente.

Se trataba de garantizar unos cuidados de calidad de enfermería para que los pacientes no perdieran calidad de vida y salud. Estos cuidados son básicos para que un brote de estas características se resuelva de la mejor manera posible.

Empezaron por reordenar los recursos humanos de enfermería estableciendo turnos, presencias y libranzas; garantizaron que llegasen los productos farmacéuticos necesarios y que se pusieran los tratamientos que los facultativos estaban prescribiendo.

Coordinaron la realización de pruebas diagnósticas de laboratorio y de radiología; establecieron normas de higiene de los pacientes, de la limpieza, de la desinfección, y se adoptaron medidas de aislamiento para que el brote no se extendiera a todos los residentes.

Mercedes Gómez, directora de enfermería del Área IV, afirma que “nos dimos cuenta de que lo que hacía falta allí era un liderazgo de enfermería que lo pudiese ejercer una enfermera gestora de casos, una enfermera de enlace o una supervisora de enfermería”.

Las enfermeras ejercieron su liderazgo, garantizaron la seguridad y realizaron cuidados de calidad a los residentes. Demostraron su alta cualificación, su entrega, su capacidad de trabajo y su gran sensibilidad por la atención a los pacientes más vulnerables.

 Las enfermeras han demostrado un alto nivel competencial en la atención a los residentes, y establecieron las normas de cuidados a los pacientes con prevención de úlceras, dispensación a domicilio de oxígeno: fue una hospitalización a domicilio que fue llevada directamente por la enfermería.

Las dos supervisoras de enfermería, la enfermera de la residencia (Juana María Richarte), junto al geriatra y otros facultativos, establecieron una serie de actuaciones que fueron fundamentales para controlar el brote, que se cortó de forma rápida, y enseguida las necesidades de los pacientes quedaron cubiertas tanto de cuidados de enfermería como de cariño y amor hacia los residentes.

Información patrocinada por el Colegio de Enfermería de la Región de Murcia

Deje un comentario: