spot_imgspot_img

Bar Kalima: tradición y pinchos que ‘cambian cada día’

El fuerte del Kalima son sus brasas, con solomillos, entrecots, chuletas, todo tipo de carne a la brasa y, por supuesto, sus platos tradicionales

El hostelero Jesús Lax se hizo con el traspaso del restaurante, bar y cervecería Kalima de la Avenida Región de Murcia, 19 (en la carretera de Algezares), en 2018, y muy poco tiempo después su hijo Antonio y su mujer Nuria Sotomayor Tornel se hicieron cargo del negocio, que han logrado convertir en un auténtico punto de referencia gastronómico de la zona.

Están ubicados en el camino de Murcia a Algezares, y es un paso casi obligado para decenas de senderistas y grupos de ciclistas, como Los Lobos o Los Chepas, que hacen parada de avituallamiento a diario.

Bar Kalima se encuentra en un punto estratégico de paso en el camino que la Virgen de la Fuensanta, la patrona de Murcia, realiza cada año el día de su Romería de septiembre, un día muy especial para la familia del Kalima.

Según nos explica Antonio Lax, que es el responsable de la cocina del Kalima, él se siente hostelero desde niño, ya que fue su abuelo Manolo, que regentaba el bar Zamora en San Ginés, quien le enseñó a tirar cervezas. “Abría a las cinco de la mañana y los fines de semana mis padres me enviaban a echarle una mano”, nos cuenta con emoción Antonio.

Pero está claro que la batuta del negocio la lleva su esposa Nuria, con la ayuda de su equipo femenino conformado por Elena Jiménez, Elena Sotomayor y Vanesa Miñano.

El nombre de Kalima nada tiene que ver con el polvo sahariano en suspensión, que los días calurosos llamamos calima en Murcia, sino que tiene una explicación mucho más simple, y es que resulta que las hijas del primer dueño respondían a los nombres de Catalina e Inma, y de ahí surgió Kalima.

El espacio gastronómico del Kalima está compuesto en un 50% por su gran terraza, que acaba de estrenar con mobiliario, y el 50% restante es el coqueto salón interior donde reina la zona de la gran barra repleta de vitrinas con toda su oferta de tapas, lugar en el que triunfan sus ‘pinchos’, tostas calientes de mil y un ingredientes que van variando a diario.

Carne a la brasa

Pero sin lugar a dudas, el fuerte del Kalima, de octubre a junio, son sus brasas, con sus solomillos, sus entrecots, chuletas y todo tipo de carne a la brasa y, por supuesto, sus platos tradicionales, carrillera, michirones, ternera en salsa, solomillo, manitas de cerdo, gamba roja y, si el día amanece cubierto o lluvioso, sus famosas migas.

En definitiva, una cocina tradicional que no pude disimular que es murciana, porque a todos y cada uno de los platos que elaboran no les faltará de acompañamiento un trozo de limón a la hora de servirlos.

Entre su amplia carta de aperitivos para los paladares más exquisitos, destacamos su espectacular calamar a la plancha, y todos los fines de semana sus arroces por encargo entre los que no falta el de marisco, el de magra y costillejas y el de conejo.

Uno de sus platos estrella, además de sus pinchos, son sus patatas Kalima, con salsa de nata y mozzarella, con bacon y queso gratinado al horno de leña.

Fdo: Paco Hernández. Cronista gastronómico y director de la página web www.lasgastrocronicas.com

Comentarios sobre este artículo

Artículos relacionados

Salud21 y Vida, quince años de periodismo de soluciones

Descargar última edición impresa

Podcast programa de radio Cita con la Salud - Radio Compañía

Síguenos en nuestras redes

Mantente en contacto

Inserta tu e-mail, para estar al día de todas las novedades, ofertas y anuncios especiales.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos