close
InicioBlogsblog de admin7 ejercicios aeróbicos para personas con movilidad reducida

7 ejercicios aeróbicos para personas con movilidad reducida

Marzo 25, 2021 327Veces visto
Invertir algo de dinero en material para realizar deporte en casa es una buena idea para la salud

Las personas con movilidad reducida tienen hasta tres veces más probabilidades de sufrir problemas cardiacos, accidentes cerebrovasculares, diabetes y ciertos tipos de cáncer que los ciudadanos que conservan su movilidad y flexibilidad. Por esto es recomendable hacer deporte a cualquier edad si se tiene movilidad reducida, pero sobre todo a partir de los 40 años. En ese momento es cuando se empieza a perder masa muscular y el tejido adiposo empieza a ganar espacio. Todo lo anterior hace que aumente el riesgo de sufrir fracturas, que se pierda la elasticidad de la piel, que se reduzcan la fuerza y la funcionalidad, y que se incremente la fatiga.

 Incluso las personas con dificultades motoras para caminar o subir escaleras pueden realizar algún ejercicio aeróbico. Con este tipo de ejercicio el cuerpo quema grasa e hidratos para obtener energía, lo que activa el sistema cardiovascular. Estos ejercicios aeróbicos no son incompatibles con la falta de movilidad y se pueden incorporar al día a día:

  • Utilizar una bicicleta de manos, en la que uno se desplaza sentado con la fuerza de sus brazos. Aportará comodidad al ejercicio.
  • Bailar en la medida de lo posible, al ritmo de la música, es un ejercicio eficaz y que mejora el humor.
  • En caso de estar en silla de ruedas, dar un paseo sin ayuda para mover la silla. Ayudará a ganar confianza.
  • Hacer media hora de gimnasia al día: si es posible, con pesas y bandas elásticas. Mejorará su fuerza y complexión.
  • Practicar gimnasia acuática y nadar: el ‘aquadynamic’, ‘aquafitness’ y el ‘aquagym’ son actividades que ya se realizan en muchos sitios. Además, hay gimnasios que suelen tener actividades específicas para las personas mayores. Nadar también es un magnífico ejercicio, y las piscinas cuentan con sillas o plataformas para hacerlas accesibles a quienes tienen reducida su movilidad.
  • Ayudarse de las nuevas tecnologías: Internet está lleno de asombrosas tablas de ejercicios del tipo ‘ponte en forma desde tu asiento’ o ‘gimnasia para hacer sin moverse de la silla’. Te aportarán motivación en tu rutina.
  • Invertir algo de dinero en conseguir material para poder ejercitarse es una buena idea. Estos materiales son muy útiles para ejercitarse en el hogar y no ocupan mucho sitio, aunque no son imprescindibles. Es normal empezar y abandonar a los pocos días, o al día siguiente. La idea es tener motivación para incorporar el ejercicio a la rutina diaria, llegar a adquirir el hábito. Y si te cuesta, ponte en manos de un entrenador personal para iniciarte.

Deje un comentario: