close
InicioNutrición

Año tras año, las empresas inician las fiestas navideñas obsequiando a sus trabajadores con las ya tradicionales cestas con las que recompensan el trabajo bien hecho. Sin embargo, vienen cargadas de productos calóricos que no contribuyen, en absoluto, a una dieta saludable. 

Cada vez son más las empresas que se suman a la tendencia a tomar conciencia sobre la alimentación e intentan trasladar estos valores a sus empleados. 


El café es una bebida milenaria que aporta importantes beneficios para la salud y cuenta con gran popularidad entre la gente. 

Según la Organización Internacional del Café, España se coloca en la posición 19 de los principales consumidores de café, con más de 22 millones de personas que admiten tomar al menos una taza al día (63% de los españoles mayores de 15 años). 

El café suele reconocerse por su aroma, su sabor, o su versatilidad para combinarlo con otras bebidas e ingredientes y consumirlo frío o caliente. 


El 95% de los españoles no come las cinco piezas diarias de fruta, verdura u hortalizas que recomiendan los médicos. Poco a poco, los hogares españoles están abandonando la dieta mediterránea.

Comemos peor y, a menudo, adoptamos dietas que pueden comprometer nuestra salud. Este cambio de hábitos alimentarios puede derivar en una inflamación celular  -inflamación silenciosa-  que está en el origen de muchas enfermedades crónicas, porque altera los mecanismos hormonales del organismo y activa genes.


La cronobiología y la nutrigenética han ayudado en los últimos años a despejar las incógnitas en las diferencias encontradas en el metabolismo basal de personas delgadas y con sobrepeso. La primera es la ciencia que estudia la variación cíclica de nuestras hormonas a lo largo del día; y la segunda, estudia las distintas variantes genéticas de las personas, que influyen en el metabolismo de los nutrientes, la dieta y las enfermedades asociadas a ésta.