close
InicioBlogsblog de adminLos medicamentos, ¿curan siempre? Opinión del doctor Esteban Granero, del centro de salud Vistalegre - La Flota

Los medicamentos, ¿curan siempre? Opinión del doctor Esteban Granero, del centro de salud Vistalegre - La Flota

Octubre 03, 2017 108Veces visto
El doctor Esteban Granero, médico de familia del centro de salud Vistalegre - La Flota

En muchas ocasiones tras una visita de un paciente a nuestra consulta los médicos tenemos la sensación de que si no recetamos alguna pastilla, algún medicamento, la persona no se va contenta.

Tenemos claro que los fármacos son una de nuestras herramientas más importantes para trabajar en nuestro oficio de aliviar, mejor o curar a los enfermos, pero no sólo los medicamentos nos sirven para ello. También la confianza entre nosotros y nuestros pacientes, la palabra, la conversación, las razones que podemos argumentar y, por supuesto, la necesidad de que la propia persona tome las decisiones que le permitan mejorar en su enfermedad y mantener su salud.

Por esto es tan importante que comprendamos la importancia de los medicamentos, pero también la trascendencia que supone el tomarlos.

Un medicamento siempre es una sustancia química que introducimos en nuestro organismo. Muchas veces el objetivo es sustituir algo que le falta: vitaminas, hierro, hormonas del tiroides, potasio, etc. En esta situación, la sustancia que aportamos suele ser la misma o muy parecida a la que falta.

Pero con más frecuencia lo que intentamos es intervenir en una cadena de reacciones químicas introduciendo una molécula que bloquea o estimula la formación de otra. De esta manera, somos capaces de tratar el dolor con analgésicos, una infección con antibióticos o la diabetes con medicamentos que evitan que una hormona beneficiosa para la producción de insulina se degrade “demasiado rápido”.

En todos los casos de esta última acción siempre hay una sustancia que se acumula (la que está antes del “bloqueo") y otra que será elaborada en menor o nula cuantía (la que está después del "bloqueo").

Éste es uno de los más importantes problemas de los medicamentos: lo que llamamos “efectos secundarios”. Son acciones diferentes al objetivo fundamental que pretendíamos que pueden ser una simple molestia, como un ardor de estómago, o peligrosos e incluso mortales, como en el caso de alteraciones graves del ritmo del corazón o en la coagulación de la sangre.

Por ello, la respuesta a si los medicamentos curan siempre debe ser la siguiente: que los medicamentos no lo hacen siempre e, incluso, pueden originar serios problemas. Pero no sólo por las razones que hemos argumentado, sino por los problemas de alergia, intolerancia o inadecuada dosificación.

A este panorama se une una circunstancia clave: la trascendencia económica de la industria del medicamento, que ha llegado a convertirse en una de las más poderosas en el panorama económico mundial.

Sus legítimos intereses económicos pueden entrar en colisión con los intereses de salud de las personas, y no siempre salen ganado éstos.

Por ello, hay que estar muy atentos y hasta preparados desde el punto de vista del conocimiento para interpretar las miles de noticias que aparecen diariamente en los periódicos, las revistas, la televisión, Internet, etc., sobre adelgazar, comer, crecer, disfrutar, recuperar inmediatamente la salud, vencer el natural camino hacia la vejez, etc., con una crema extraordinaria, un nuevo medicamento casi infalible, una técnica genética revolucionaria.

Nuevamente, mi consejo es recurrir a nuestro “experto de confianza”, nuestro médico de familia o nuestro pediatra de atención primaria que nos va a ayudar en este complejo mundo del medicamento.

Salud 21

Salud 21

Deje un comentario: