close
InicioBlogsblog de adminLa obesidad infantil se triplica en la Región de Murcia

La obesidad infantil se triplica en la Región de Murcia

Enero 26, 2018 138Veces visto
Un niño degustando un helado

La obesidad infantil genera complicaciones psicológicas como la marginación o el bajo rendimiento escolar, además de cardiovasculares como la diabetes y la hipertensión

 

La obesidad infantil afecta en la actualidad al 16 % de los niños murcianos, un porcentaje que supera en un punto la media nacional, según datos del estudio regional de obesidad infantil. Un tercio de los niños de la Región de entre 2 y 14 años sufre problemas de sobrepeso y posee hábitos sedentarios.

La obesidad infantil se ha triplicado en la Región en las últimas dos décadas y crece en la actualidad el doble de lo que lo hacía en la década de los años ochenta. Sólo Canarias y Andalucía superan a Murcia en los porcentajes de sobrepeso.

En España sólo el 7,5% de los niños toman un desayuno equilibrado compuesto por leche, fruta o zumo, e hidrato de carbono, y cerca del 20% sólo toman un vaso de leche por las mañanas, y lo hacen apresuradamente, según datos del Ministerio de Sanidad y Consumo de España.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades relacionadas con su peso. La especialista en nutrición Carolina Pérez, del Hospital Quirónsalud Murcia, advierte que la obesidad infantil de tipo nutricional puede generar complicaciones psicológicas como aislamiento, marginación, baja autoestima, bajo rendimiento escolar; además de ortopédicas, respiratorias, cutáneas, y cardiovasculares como la diabetes, el colesterol e incluso la hipertensión.

La especialista aconseja aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos; reducir la ingesta total de azúcares y sustituir las grasas saturadas por las insaturadas; y mantener la actividad física. Las causas más frecuentes de la obesidad infantil son:

- Una alimentación incorrecta: por cambios del patrón alimentario, o el consumo excesivo de comida rápida e hipercalórica (bollería industrial, golosinas o chocolates). Es necesario incluir en la dieta productos frescos, de temporada, y ricos en nutrientes. Hay que vigilar los menús de los comedores escolares para complementar en casa la alimentación si es necesario.

- Una actividad física inadecuada: generada por el sedentarismo (consolas u ordenador). Se recomienda actividad física diaria (5 horas semanales), no sólo los fines de semana.

- La falta de un desayuno equilibrado: ésta es una de las comidas más importantes del día; equivale al 25% de las necesidades nutricionales de los niños. Cuando no desayunan bien, no tienen la energía y la vitalidad necesaris para afrontar el esfuerzo físico e intelectual que les exigen las actividades escolares. Un desayuno adecuado hará con que los niños no sientan necesidad de un gran aporte energético a media mañana, encontrados en productos de alto contenido de azúcar y de ácidos grasos, recuerda la especialista Carolina Pérez de Quirónsalud.

Salud 21

Salud 21

Deje un comentario: