close
InicioYo paciente, puedo... Opinión del doctor José Antonio Pascual, del centro de salud de Calasparra

Hoy día, la atención sanitaria ha ido evolucionando desde los modelos centrados en el servicio o en el profesional hasta el futuro inminente que es la atención centrada en la persona. Es un enfoque de la intervención en el que los usuarios, los pacientes, se convierten en el eje central de la organización del servicio y de las actuaciones profesionales.

Hasta hoy, los pacientes recibían dos grandes grupos de mensajes: el primer grupo estaba compuesto por todas las noticias de avances biotecnológicos que, desligados de todo contexto, venían a decir que la medicina es una ciencia en continuo avance, que existe un remedio para casi todo, y que sólo hay que buscar al profesional que lo aplique.

Por otra parte, el segundo grupo de mensajes  era más interesado ya que estaba lanzado por muchos de quienes tenían que gestionar los servicios y buscaban con estos mensajes, no mejorar la salud de la población, sino captar o mantener su voto. Ese segundo grupo de mensajes venía a decir que nuestro sistema cubre cualquier tipo de asistencia en cualquier lugar y en cualquier momento, es un logro conseguido para ustedes, y puesto que existe deben exigirlo a discreción.

Pues bien, es este marco en el que los pacientes (todos lo somos en algún momento de nuestra vida y por eso hablaré de nosotros) pasamos a llamarnos personas y no pacientes, y a ser el centro del modelo sanitario. En este preciso instante creo que deberíamos hacer un análisis, personal y general, sobre nuestro papel en el mismo y pasar a ser corresponsales para mantener y mejorar la calidad de los pacientes.

De igual forma que asociaciones espontáneas de usuarios y sanitarios han ‘alzado la voz’ para  modificar e incluso revertir situaciones que consideraban injustas o perniciosas para el sistema. Por eso,  debemos  ser “todos”  y no únicamente los sanitarios quienes  intentemos neutralizar lo pernicioso de los mensajes enviados en este sentido.

Como pacientes responsables en un modelo de atención en el que el profesional ya no es el centro, sino en el que nosotros también lo somos debemos pedir una adecuada gestión de las listas de espera, pero tenemos que ser también corresponsables de no entorpecerlas con  ausencias injustificadas; queremos una atención primaria potente y resolutiva y debemos ayudar a ello solicitando también una desburocratización de la consulta; queremos una atención urgente de calidad y debemos intentar no congestionarla confundiendo nuestras prioridades y condicionantes  personales o laborales con  una situación  de urgencia.

Si nos ponemos a meditarlo bien existen mil y una circunstancias en las que podemos optimizar nuestra relación como pacientes con el sistema, y abordarlo desde una nueva óptica valorándolo como sujetos activos con capacidad para modificar nuestro entorno.

Es el momento de plantearnos más allá del yo paciente quiero, y pensar en el ‘yo paciente’ puedo.